¿Qué es la sublimación?

La sublimación, bien sea textil o en otros soportes o materiales, es una técnica relativamente nueva de personalizar o imprimir prendas blancas (sintéticas) u otros objetos. Es el sistema de impresión ideal para las prendas técnicas y deportivas (camisetas, calzado, neoprenos, etc.) porque no tapa el poro del tejido y permite la transpiración. Pero sobre todo, lo que hace a esta técnica de impresión una de las más interesantes es la facilidad de personalizar objetos o textiles en pequeñas cantidades y a todo color (incluso calidad fotográfica). La sublimación transfiere por calor la tinta impresa en un papel especial directamente al tejido u objeto, haciéndolo formar parte de él. Por lo que se consigue una máxima calidad y durabilidad.

Sublimación textil

Es importante que sepas que se puede hacer solo en tejidos sintéticos con mezcla de al menos un 80% de poliéster, nylon, licras… o en tejidos previamente preparados con una base para poder ser sublimados. Se pueden hacer en fundas de cojín, camisetas, polos, bolsas, delantales o cualquier prenda adecuada para sublimación. Además, debido a nuestra localización en una zona puntera en la industria del calzado, y a las constantes solicitudes por parte de marcas del sector, el progreso en esta técnica es muy rápido y ya se pueden conseguir resultados impresionantes.

Las ventajas de la sublimación textil sobre otras técnicas de transferencia son que además de ser una técnica muy fácil y rápida de hacer, la impresión en sublimación no se va con nada porque la tinta se funde químicamente con el tejido. Además, una vez transferida la imagen queda integrada y es inapreciable al tacto, no deja residuos, no pesa y permite transpirar.

Materiales para sublimación textil:

– Impresora digital especial para sublimación (pequeño, mediano o gran formato).
– Tintas especiales para sublimación, dependiendo de la máquina impresora y sus cabezales.
– Papel de sublimación para hacer la transferencia de la tinta (bobinas para continuo o formatos A3, A4, A5).
– Prendas o rollos de tejido sintéticos, o preparados previamente para poder sublimar.
– Plancha (sin vapor) o calandra para contínuos.

Pasos:

1. Se imprime el diseño a estampar con una impresora o plotter digital (pregúntanos sobre la amplia gama de impresoras/plotters adaptadas a cada necesidad), cargado con tintas especiales (somos expertos en tintas de sublimación con soluciones profesionales para cada soporte) sobre un papel específico que no absorbe esas tintas. Al colocar el papel de sublimación, el dibujo debe quedar orientado a la pieza. Los papeles tienen el dibujo del revés para que al pasarlo a la prenda quede del derecho.

 

2. Una vez impreso el papel, aplicar calor mediante una plancha manual (y sus componentes para gorras y otros formatos si fuera necesario) o utilizar una calandra apropiada para el proceso de transferencia continua. Dependiendo del soporte, puede variar la potencia, el tiempo o la presión para transferir la imagen, por lo que es importante asesorarse bien antes de cada producción. Las tintas tienen la propiedad de evaporarse con el calor de la plancha de transferencia y penetrar en las moléculas del tejido sintético. Y hablando sobre tintas, indicar que lo más adecuado es utilizar las específicas del fabricante o genéricas con garantías para que los conductos no se obstruyan o la calidad del trabajo se vea afectada (disponemos tinta de sublimación para todas las marcas del mercado).

3. En tercer lugar, retiramos el papel especial (distribuimos papel especial de sublimación de todos los formatos y en bobinas de todos los anchos) y ya tenemos listo el tejido o prenda personalizado.

 

Sublimación sobre otras superficies

La sublimación también se puede hacer en superficies porosas en general como madera, lienzo tratado o cartón, y por consiguiente sobre adornos forrados, tacones, plantas, suelas u otros complementos del calzado o marroquinería. El proceso es el mismo que sobre textil, salvando la diferencia de que en algunos casos habrá que preparar la superficie con la imprimación para sublimación adecuada (consúltanos sobre la imprimación adecuada a tu proyecto) y que el planchado no se puede hacer automático con calandra.

Materiales:

– Impresora digital especial para sublimación (pequeño, mediano o gran formato).
– Tintas de sublimación, dependiendo de la impresora o plotter y sus cabezales.
– Papel de sublimación para hacer la transferencia de la tinta (bobinas o pequeños/medianos formatos).
– Artículos o complementos (en algunos casos, preparados previamente con una imprimación para poder sublimar).
– Plancha (sin vapor) con soportes adecuados al soporte a sublimar en algunos casos.

Pasos:

Prácticamente se dan los mismos pasos que en la impresión textil. Aunque no es posible la transferencia directa con una calandra.

Ventajas sobre otras técnicas de impresión:

* La impresión en sublimación no se va con nada: la tinta se ha fundido químicamente con el tejido.
* Es inapreciable al tacto, no pesa, permite transpirar, máxima durabilidad, etc…
* No hay límite de color. Podéis estampar todos los logos de vuestros patrocinadores o un diseño a todo color.
* No se necesitan Fotolitos, Clichés, Pantallas o cualquier otra cosa para realizar la impresión.
* Se puede hacer de forma muy rápida a partir de cantidades pequeñas.
* Permite una reproducción casi fotográfica sin aumentar costes: vale lo mismo el estampado a un color que en cuatricromía.

Fuentes: www.sunchemical.com, www.pefersa.com, www.materialparamanualidades.es, www.mutoh.com

2018-09-25T16:03:00+00:00